Las siete lecciones que deja la pandemia, según el ministro Salvador Illa
10.11.2020

Con casi mil estudiantes conectados vía Zoom, el ministro de Sanidad, Salvador Illa ha inaugurado el ciclo de Conversas Blanquerna - La Vanguardia, un espacio de encuentro con los estudiantes, donde ha hablado de la vacuna y ha resumido en siete las lecciones aprendidas durante este tiempo.

Estudiantes de todos los grados, Periodismo y Comunicación Corporativa; Comunicación Audiovisual; Publicidad, Relaciones Públicas y Marketing; Relaciones InternacionalesGlobal Communication Management, donde Illa impartía la asignatura de Introducción a la Economía, han podido plantearle todo tipo de cuestiones relacionadas con la movilidad, con el impacto económico de la pandemia e, incluso, con las secuelas psicológicas que deja el confinamiento, entre otros temas de interés. El diálogo ha sido largo y sincero.

"Esto no se acabará ni mañana ni la semana que viene ni el próximo mes", dijo el ministro durante su exposición inicial, "lo sabemos por experiencia histórica". Pero, a pesar de que la situación sea aún crítica, en medio de una segunda ola donde Europa es el epicentro, Illa es optimista ante la estrategia europea de vacunación: "Nos hemos puesto de acuerdo todos los países europeos para comprar conjuntamente una vacuna y distribuirla equitativamente entre todos". De hecho, explicó que están negociando hasta siete vacunas diferentes, porque no están seguros de cuál funcionará mejor: "El mejor pronóstico es que a principios del año que viene se pueda disponer de dos de estas vacunas y que para el mes de mayo pueda haber una cantidad de ciudadanía vacunada e inmunizada que nos permita plantear un escenario diferente".

La situación, dijo con toda honestidad, sigue siendo crítica, con personas contagiadas, que son ahora de una edad más baja, pero con un sistema sanitario mejor equipado en términos de material y aprendizaje. En este sentido ha explicado que todas las medidas tomadas han seguido el criterio de la ciencia, del marco institucional y de una política de transparencia

Illa resume en siete, las lecciones aprendidas:

  1. Sanidad pública y universal: "Aquellos países que no tienen un sistema sanitario universal y público, lo han pasado peor. Ahora bien, no basta con tenerlo, hay que reforzarlo: "No se puede dar por supuesto que esto ya funciona".
  2. Políticas de prevención sanitaria: Otra clave es disponer de unos departamentos de salud pública potentes. "La Sanidad ha estado orientada más en reaccionar y curar las enfermedades que en prevenirlas", dijo el ministro. Hay que revertir esta tendencia. Esto pasa por reforzar el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CAES) con más personal, con el fin de aumentar la capacidad de los sistemas de vigilancia epidemiológica. 
  3. Producción local: La necesidad de fabricar en el propio territorio europeo y no tener que depender de otros países fuera de Europa para proveernos de mascarillas, guantes, batas, respiradores, por ejemplo. En definitiva, "la necesidad de tener ciertos productos estratégicos hechos en casa". 
  4. Con la ciencia en la mano: "La ciencia es quien nos conducirá para salir de la pandemia", dijo Illa. "Necesitamos carreras bien diseñadas con una dotación presupuestaria de cierta solvencia. Esto no se improvisa". Es una apuesta de largo plazo. Punto y aparte son las "actitudes anticientíficas", que seguramente veremos en los próximos meses, con grupos que banalizan el papel de la ciencia o la efectividad de las vacunas.
  5. Reforzar el multilateralismo: "Una pandemia es una enfermedad en todo el mundo. Y no la resolveremos sólo en España, ni sólo en Europa. A no ser que nos queramos aislar ", dijo el ministro. Una consecuencia positiva será, entonces, el "reforzamiento de una Europa federal".
  6. El valor de la humildad: "Este virus nos ha puesto de rodillas en el suelo", señaló el ministro. Y nos ha obligado a cambiar aspectos muy sustanciales de nuestra manera de vivir. Nos ha hecho conscientes de nuestras limitaciones.
  7. El individualismo fuera de lugar: El individualismo en las sociedades occidentales favorece el dinamismo, pero debe haber siempre un sentido colectivo, un sentido comunitario. Y concluyó: "Una pandemia es un ejercicio forzado de solidaridad".

enlightened Esta ha sido la primera, de un ciclo dedicado a la reflexión sobre el futuro entre los líderes de hoy y los de mañana.