Oscar Camps: "Sólo un 37% de toda la inmigración irregular que llega a España lo hace en patera"
25.11.2020

El fundador de Proactiva Open Arms ha hablado sobre el desembarco de migrantes en las islas Canarias, el papel de los medios en la construcción de relatos e incluso de Mediterraneo, la película que explica el inicio de la ONG

En la tercera edición de las Conversaciones Blanquerna - La Vanguardia, el badalonés Oscar Camps ha pedido cautela ante la situación en las Islas Canarias: "Necesito vuestro espíritu crítico. Debéis poner en duda todo lo que se os pone por delante. El año pasado también decían que teníamos una invasión ", dijo a los estudiantes de la Facultad de Comunicación y Relaciones Internacionales Blanquerna.

En defensa del derecho a migrar

Según Camps, las cifras contradicen la alarma de los titulares: "De toda la inmigración irregular que llega a España, los que vienen en patera representan sólo el 37%. Ni siquiera es la mayoría". Y ha añadido que la principal fuente de inmigración irregular llega por aire y no por mar. "Pero los medios de comunicación sólo hablaban de las pateras. ¿Por qué? Porque se utiliza la inmigración como un arma electoralista, porque hay partidos que viven de estigmatizar a esta gente".

Camps también ha recordado otra cifra: "Desde 1960, el 3,4% de la población mundial migra. Siempre es el mismo porcentaje", ha insistido, con las excepciones de la guerra de los Balcanes y del conflicto sirio. "Lo que ha pasado es que la población mundial ha aumentado, pero sigue siendo el 3,4%. Los africanos que quieren llegar a Europa no llegan al 8%. El resto de la inmigración africana es interna".

En este sentido, Camps reivindica el derecho a migrar como un derecho a proteger: "Lo que pasa en Canarias ya ha pasado en Grecia, en Malta, y seguirá pasando porque el 3,4% de la población migra. Pasa en todo el mundo ". Y la cadena de problemas no se queda ahí: "El cambio climático hará que 150 millones de personas tengan que desplazarse también. Si seguimos subiendo muros, haciendo fronteras y vallas, esta gente se desplazará por mar pues no le quedará alternativa". La solución llega con la mejora de las condiciones de vida en los países donde se originan estos flujos. Por ello, Oscar Camps recomienda hacer la "mili" de la ayuda humanitaria.

Un experiencia de película

Con los estudiantes fue sincero: "Las experiencias vividas son del nivel de una guerra". Estar en un naufragio con 119 personas ahogándose, con sólo dos barcas y sin poder evitar la muerte de muchos de ellos: "Tienes que convivir con todo esto". Sin duda, un relato apasionante que llamó la atención de Marcel Barrena (Comunicación Audiovisual, 7ª promoción) y de Tono Folguera, productor audiovisual y profesor de la Facultad. Hace cuatro años contactaron con Camps para llevar su historia a la pantalla. Él no se lo creyó. Pero insistieron y ahora, Mediaterráneo, el film que recoge el inicio de Proactiva Open Arms, espera su estreno para el próximo año.

¿Cómo empezó todo?

Sentado en el sofá, ha dicho a los estudiantes. En 2015 miraba las noticias sobre los refugiados sirios que cruzaban el mar Egeo para llegar a costas europeas, hasta que su hija le dijo: "Porque no vas a ayudarles, si eres socorrista?". La reacción inmediata de Camps fue: "Sí, hombre, como si fuera tan fácil". Y el único "fácil", después de oírlo explicar su trabajo, fue eso: levantarse del sofá. Sin embargo, hace extensiva la llamada a los estudiantes: "Tenemos que ser capaces de vencer esta resistencia que nos auto-imponemos", dijo, "la resistencia mental de la comodidad".

Desde entonces, Proactiva Open Arms ha dirigido 78 misiones de rescate a ultramar con resultados nada despreciables: llevar a tierra a 61.058 personas, hasta este noviembre. Por ello, ha descrito la ONG como "una reacción ciudadana de unos cuantos socorristas que más adelante nos tuvimos que organizar". Hasta tal punto que ahora se han involucrado en acciones bien alejadas del mar, como la realización de 25.000 pruebas PCR en hogares de ancianos -durante la primera ola de la pandemia- o de 33.000 a escuelas -durante la segunda- y más de 15.000 test masivos a la población en general: "Debéis implicaros con causas", dijo a los estudiantes, "porque la vida es eso: una causa".

Ahora, la ONG tiene entre manos varios proyectos como, por ejemplo, Origen, una serie de acciones orientadas a reducir las desigualdades, que acaban provocando los flujos migratorios; y otra, aún más importante: Educación para la libertad, enfocada en la sensibilización de los jóvenes. "Hemos llegado a más de 90.000 estudiantes en más de 1.500 centros educativos en todo el territorio nacional". Para Camps, aquí radica buena parte de la solución: "Ustedes son la base de un futuro más justo. El cambio está en sus manos ", ha dicho a cerca de 400 estudiantes que seguían su conferencia vía Zoom.