Las mujeres atendidas por comadronas desde el inicio del parto tienen el doble de posibilidades de tener un parto normal, sin fórceps o cesárea
25.11.2021

Es el resultado del primer estudio realizado en España que evalúa los resultados de salud de las madres y sus bebés en partes de bajo riesgo en función de los profesionales que lo atienden, comadronas o médicos obstetras

El objetivo de este estudio, realizado en 44 hospitales públicos y con la participación de 11.537 mujeres, era evaluar la asociación entre la atención recibida (atención de comadronas y médicos obstetras) y los resultados maternos y neonatales en mujeres con embarazos normales, de riesgo bajo y medio en España de 2016 a 2019. Uno de los resultados significativos es que las mujeres atendidas por matronas desde el inicio del parto tienen el doble de posibilidades de tener un parto normal y hasta un 50% menos de posibilidades de tener un rasgado perineal severo y/o episiotomía.

El estudio “A comparison between midwifery and obstetric care at birth in Spain: A cross-sectional study of perinatal outcomes” ha sido liderado por Anna Martín y Ramón Escuriet profesores e investigadores del grupo de investigación Global Health, Gender and Society (GHenderS) de Blanquerna-Universitat Ramon Llull y ha sido publicado en la revista International Journal of Nursing Studies.

Hay evidencia científica considerable que demuestra una fuerte relación entre la forma en que se presta la atención a la maternidad y los resultados de salud materna y neonatal. Actualmente, comadronas y obstetras ofrecen la atención de maternidad en toda España. Hasta ahora, ningún estudio ha evaluado si los resultados de la maternidad difieren entre estos dos grupos.

La profesora e investigadora de Blanquerna-URL, Anna Martín, explica que “los hallazgos de este estudio deberían fomentar un cambio en el sistema actual de atención de maternidad hacia una mayor integración de los servicios liderados por comadronas con el objetivo conseguir resultados de salud óptimos para las mujeres y los bebés. Se ha demostrado que la atención liderada por comadronas se asocia con menos intervenciones obstétricas y una mayor satisfacción de las mujeres con su experiencia de parto”.

La tasa de cesáreas para las mujeres en el grupo de atención prestada por comadronas fue del 10,4%. Esta tasa de cesáreas está muy por debajo tanto de la tasa de cesáreas para mujeres en el grupo de atención prestada por médicos obstetras como de la tasa nacional de cesáreas en hospitales financiados con fondos públicos, que son 33,2% y 22,2 % respectivamente.

“Estos resultados positivos, explica Anna Martin, se pueden explicar por las características de la atención que ofrecen las comadronas. Su formación y área competencial se centran en el embarazo y el parto normal como procesos de salud. Por otra parte, es importante señalar que aunque las mujeres con embarazos clasificados como embarazos de alto o muy alto riesgo fueron excluidas de este estudio, la tasa de partos instrumentados documentada en este estudio fue preocupantemente alta, hallazgo en línea con el último informe de Europeristat”.

Para los investigadores, estos hallazgos resaltan la importancia de la selección del profesional de salud que acompaña al parto después de una evaluación previa de factores de riesgo y apuntan a una necesidad urgente de fortalecer la atención de las matronas en España. “A la vista de los resultados positivos del parto para las mujeres bajo el cuidado de comadronas descritos en nuestro estudio y la sólida evidencia internacional que apoya los muchos beneficios de la atención dirigida por estas profesionales, está claro que los responsables políticos deberían considerar un cambio en el modelo de atención a la maternidad actual para garantizar la seguridad de la mujer durante todo el proceso del parto. Este cambio debe incluir un aumento en el nivel de personal de matronas en las unidades obstétricas y deben realizarse esfuerzos para promover la autonomía de las matronas en el ejercicio de su competencia profesional y continuar ampliando el acceso a centros de nacimientos liderados por comadronas a aquellas mujeres que tengan embarazos de bajo riesgo".

Por último, apuntan que España cuenta con un déficit muy importante de matronas. “Es vital incrementar el número de matronas a la vez que la oferta de la atención prestada por éstas. Es necesario revisar el acceso a la formación de las comadronas ya que el número de plazas es muy limitado y no se cubre el número de comadronas que se encuentran en proceso de jubilación. Estos dos elementos clave son de gran importancia como posible factor corrector en un contexto en el que se adopta el manejo del parto de forma activa en detrimento de la atención centrada en la mujer y la práctica basada en la evidencia”.