Blanquerna Universidad Ramon Llull

Buscador

  • Estudios ( 0 )
  • Noticias ( 0 )
  • Resto de la web ( 0 )

Ildefonso García-Serena, Ana Palencia y Ramon Besa, tres ‘Maestros de la Comunicación’ con pasión por su oficio

15 de diciembre de 2021#Institucional

Sexta edición de los Premios "Maestros de la Comunicación"

Ildefonso García-Serena, Ana Palencia y Ramon Besa, tres ‘Maestros de la Comunicación’ con pasión por su oficio

Ildefonso García-Serena, decano emérito del Col·legi de Publicitaris, en la categoría de Publicidad; Ana Palencia, Dircom de Unilever y profesora de máster en Blanquerna-URL, en la categoría de Relaciones Públicas, y Ramon Besa, jefe de la sección de deportes en El País y profesor de Blanquerna-URL, en la de Periodismo, recibieron el pasado jueves 9 de diciembre los premios "Maestros de la Comunicación" que organizan la Fundación de la Comunicación (Fundeco), la Associació Empresarial de la Publicitat y la Facultad de Comunicación y Relaciones Internacionales Blanquerna-URL, y que este año ha celebrado su sexta edición.

Los premios "Maestros de la Comunicación" son un reconocimiento del mundo académico y del mundo profesional a las personas que han destacado en los sectores de la publicidad, las relaciones públicas y el periodismo, no solo por sus éxitos profesionales, sino por su esfuerzo divulgador en el ámbito de la formación y su compromiso en el desarrollo y las instituciones que representan los profesionales de la comunicación. Esta combinación de experiencia, compromiso y vocación educativa les hace merecedores del título de maestros de la comunicación.

Ildefonso García-Serena: “Todavía sigo enamorado de este oficio, que es el mejor del mundo”

Jordi de Miquel, miembro de la junta de la Associació Catalana de Publicitat, glosó la figura del primer premiado, Ildefonso García-Serena. "Os tengo que confesar que en esta glosa no seré demasiado imparcial porque tengo una profunda admiración por Ildefonso desde hace muchos, muchos años", dijo. Sobre la tarea de Ildefonso García-Serena como presidente de la multinacional Grey Iberia, donde coincidió por primera vez, Jordi de Miquel explicó que "sumaba a su capacidad de generar confianza una determinación que solo puede tener un maño como él. Si cree en una idea, apuesta por ella y la defiende hasta el final. Y esto da mucha confianza a sus equipos y le convierte en un gran líder." Sobre su trabajo en el mundo de la publicidad, elogió su creatividad: "Pese a que nunca ha ostentado un cargo de creativo o de director creativo en las distintas empresas en las que ha trabajado, conozco a pocas personas tan creativas como él. Es creativo en la forma de dirigir, en la forma de idear empresas apostando por las nuevas tendencias antes que nadie. Es creativo en las ideas y en cómo crear marcas con suficiente personalidad para enamorar a los consumidores. Es creativo en las estrategias y en la forma de llevarlas a cabo", concluyó.

En el momento de recoger el premio, Ildefonso García-Serena quiso reivindicar "la alegría de ser publicitario" y explicó por qué "todavía sigo enamorado de este oficio, que es el mejor del mundo." Recordó su infancia y cómo "aquellos anuncios de medicinas que veía en casa en una revista para farmacéuticos eran los que llenaban mi cabeza de palabras. Adjetivos, eslóganes y refranes. Supongo que mis padres soñaban con hacerme ingeniero de caminos, canales y puertos, y me regalaron un Mecano inmenso, carísimo y magnífico que pronto acabó en la basura, y aquí estamos." Sobre el oficio de publicitario, hizo el símil con la pintura: "Picasso decía que el mueble más importante de su estudio era la papelera. Nuestra profesión es grande precisamente por esto, porque necesita una pasión inmensa y una papelera descomunal. Que se olviden de la publicidad los que piensen que los anuncios tienen que ser graciosos o bonitos; los anuncios tienen que vender. Esta es la servitud y esta es la grandeza. La publicidad debe convencer sin decir mentiras; en publicidad, lo peor de los negocios es mentir. Se pide un último esfuerzo esencial, el más difícil, que se deje huella, debe ser perdurable. El publicitario es como el arquitecto, que sabe que está poniendo baldosas, una encima de la otra, que sabe que está construyendo un edificio, la marca, y cada anuncio es una baldosa. La publicidad es un trabajo útil, que sirve a todo el mundo, a toda la sociedad; un oficio que, si no existiera, lo tendríamos que inventar."

Ana Palencia: “Entiendo las relaciones públicas como una relación de amor”

La directora general de Blanquerna-URL, Dra. Giorgia Miotto, fue la responsable de la glosa de la premiada en Relaciones Públicas, Ana Palencia. La Dra. Miotto destacó que "cuando todavía la Responsabilidad Social Corporativa era sinónimo de acción social y filantropía para la mayoría de las empresas, una aspecto accesorio y alejado de la estrategia, Ana nos explicó que en marketing y en publicidad no vale todo y que aquellos que trabajamos para promocionar nuestras marcas tenemos una gran responsabilidad: la comunicación persuasiva debe estar regida por la ética y el respeto a los consumidores." También se refirió al hecho de ser mujer y directiva: "Además de una excelente profesora y profesional, Ana también es un fantástico ejemplo de mujer directiva. En una de sus clases en Blanquerna, con su forma de ser, cercana y sincera, explicó en el auditorio lleno de estudiantes cuáles habían sido las claves del éxito en su carrera profesional: trabajar duro, aceptar siempre los retos y atreverse a soñar a lo grande." Y concluyó: "Gracias por ser una referente en la Agenda 2030, por poner en práctica cada día la llamada de Ban Ki Moon: hacer que las empresas sean un agente activo para el cambio y para el desarrollo sostenible."

En su discurso, Ana Palencia recordó que hizo la primera clase de relaciones públicas hace veinte años en esta facultad, que "ya en aquel momento se apostaba por esta disciplina en esta casa". Sobre su formación explicó que ha sido una persona autodidacta: "He aprendido justamente con vosotros, entiendo las relaciones públicas como una relación de amor; creo que el amor se paga". Defendió la importancia de mantener y cultivar las relaciones de una forma continua para dar a conocer, desarrollar y proteger la reputación de la marca, "que todo el mundo sienta lo que yo siento cuando defiendo la empresa para la que trabajo. Lo he hecho de la mejor manera, con los valores que expliqué cuando empecé a trabajar en Unilever: soy una persona responsable, respetuosa, humilde y pongo mucha pasión en lo que hago".

Ramon Besa: “Soy de los que todavía creen que el periodismo es encontrar noticias, explicar aquello que no se quiere que se sepa”

Y finalmente, Patricia Plaja, portavoz del Govern y alumni de Blanquerna-URL, hizo la glosa de Ramon Besa, premiado en Periodismo. Plaja recordó la época en la que fue alumna de Ramon Besa: "Algunas afortunadas tuvimos la suerte de encontrarnos con él cara a cara cuando ya sabíamos qué queríamos ser de mayores, pero no teníamos claro, o directamente no teníamos ni idea, de cómo se llegaba hacia dónde queríamos ir. Y él, que es el profesor menos académico con el que me he cruzado, no solo nos dio las herramientas para llegar preparadas, formadas, seguras de nosotras mismas, sino que nos enseñó a disfrutar del camino, que en este caso era la estancia en la facultad. Si tienes a Besa de profesor, muy pronto aprendes que el periodismo no es salir por la tele bien vestida y bailando bien. Periodismo es pasar frío, preguntar mucho y ganar poco." Sobre su maestría, Patrícia Plaja la definió así: "Ramon es una persona que prioriza el aprendizaje y la enseñanza, si entendemos como aprendizaje la pasión para hacerte vivir el oficio. Con él aprendes a verlo con un baño de realidad, pero sobre todo a vivirlo y, después, resulta que, sin darte cuenta, te lo ha enseñado absolutamente todo. Con una generosidad inmedible. Todos deberíamos tener la suerte, al menos una vez en la vida, de tener un profesor, un maestro, como Ramon. Algunas, en esto, hemos sido afortunadas. Coincidir con él en una etapa vital y tan importante como es la formación universitaria te marca el perfil profesional. Poder seguir caminando cerca de él tantos años después te hace sentir una auténtica privilegiada, pero sobre todo te hace feliz."

En su turno de palabra, el profesor Ramon Besa definió lo que era para él un Maestro: "Es un referente, alguien que te marca de por vida, una persona que te habla con decencia y honestidad, que te transmite credibilidad a partir de su obra y su forma de hacer las cosas. No quiere decir necesariamente que sea el mejor o el más reconocido en su trabajo, sino el que te ha influido y te ha ayudado a encontrar tu camino. Hay un detalle definitivo para saber de su ascendiente y es cuando te das cuenta de que no quieres ser como él, porque no puedes si se da la ocasión, sino que te sientes cerca o condicionado por su forma de hacer las cosas, contento de haber formado parte de su equipo o de haber entendido sus instrucciones cuando has aprendido de él." Habló sobre el aprendizaje, "otra palabra que ha perdido impacto y sentido y que precisamente está relacionada con la de Maestro", dijo. "Hoy mucha gente ya nace enseñada. Aprender era un ejercicio que exigía dedicación, altruismo y una cierta dependencia e incluso esclavitud, si se entiende por esclavitud los horarios de algunos trabajos. Ya no hay aprendices, ahora hay estudiantes en prácticas, o becarios, o graduados o licenciados en másteres que convierten su título en un documento para exigir más en vez de para pedir. Ni una cosa ni la otra, ni ser maltratado ni vivir a la carta, deberíamos llegar a un acuerdo entre las partes. He aprendido mucho precisamente de la gente que no pensaba como yo. Hablo, por ejemplo, de Enric Banyeres: no veíamos del mismo modo lo que pasaba en el Barça y, precisamente porque me hacía ver cosas que yo no veía, me ayudó a mejorar, a aprender del oficio por el respeto reverencial que me generaba. Indirectamente fue un maestro para mí. También lo fue Emilio Pérez de las Rosas. Tampoco pensaba igual que Emilio, pero fue mi maestro. Y si decidí ser periodista fue por dos maestros muy distintos: el maestro de mi pueblo, y un capellán del seminario de Vic que me enseñó a leer, a querer la literatura, a escribir poniendo sujeto, verbo y predicado, a convertir-me en periodista. También me he encontrado en este camino con la vía académica, con los amigos y profesores que me abrieron las puertas de Blanquerna. Me gustaría tener un año o dos de excedencia para poder ir a las clases de muchos profesores de esta casa". Y finalmente definió lo que es, para él, el periodismo: "Ha cambiado el modelo de consumo de periodismo, de producción, y de negocio. La información cuesta dinero, soy de los que todavía creen que el periodismo es encontrar noticias, explicar aquello que no se quiere que se sepa, estar lo más cerca que puedas de los hechos sin formar parte de ellos. Y ahora vivimos en la época del directo, de hablar mucho del estilo, pero no de lo que se hace, o de lo que se piensa."

blanquerna logo rounded

Excelencia es futuro