David Bueno en la Inauguración de Másteres Universitarios y Doctorado
Inauguración del curso de Másteres universitarios y Doctorado
08.11.2017

David Bueno: "El maestro es el eje del aula, pero también aprende cosas"

La Facultad de Psicología, Ciencias de la Educación y el Deporte ha celebrado la Inauguración de Másteres universitarios y Doctorado 2017/2018. El acto lo ha comenzado el vicedecano de la Facultad, Xavier Pujadas, quien ha dado la bienvenida a la ceremonia de inicio del curso y ha presentado los participantes de la mesa presidencial: Olga Bruna, directora del Grado en Psicología; David Bueno, científico, genetista y profesor de la UB; Jordi Segura, profesor de la facultad y coordinador de los programas de Doctorado; y Anna Vilaregut, coordinadora de Másteres universitarios.

Pujadas, tras dar la bienvenida a los asistentes, ha dejado clara la intención de hacer una inauguración con "una reflexión crítica a partir de algún ponente de gran magnitud" como el invitado David Bueno. Pero antes hizo hincapié en los programas que ofrece la facultad en los estudios de postgrado: once másters (nuevo que son programas propios de la facultad y dos másters interuniversitarios con otras universidades catalanas) y tres programas de doctorado propios del departamento de la casa, son fundamentales para el sistema universitario "por los trabajos de investigación que realizan los alumnos, porque cuanto más investigación hacemos, más justa y equitativa será la sociedad", dijo Pujadas.

A continuación, el vicedecano de la Facultad ha cedido la palabra a Olga Bruna, cuál ha presentado el invitado de la inauguración, David Bueno. Su trayectoria está centrada en la neurociencia y la genética, es autor de varios libros de divulgación, profesor de la UB y colaborador de diferentes periódicos y radios, explicó la directora del Grado de Psicología. Bruna ha expuesto el objetivo del acto: "poner el cerebro sobre la mesa; saber cómo funcionan las emociones", ya que esto nos ayuda a comprender mejor lo que está pasando en nuestra vida y sobre todo, a nivel profesional. Finalmente, ha dado paso a la conferencia, que ha impartido Bueno, titulada: "¿Qué le gusta el cerebro?".

Bueno ha iniciado su parlamento explicando que muchas veces el cerebro va a lo suyo y tiene mucha actividad que nos pasa desapercibida, es la más importante para aprender cosas. Lo que busca el cerebro es "aprender cómo son las otras personas y esto lo hacemos desde el nacimiento: 25 horas después de nacer ya buscamos la mirada de nuestros cuidadores, para que a través de la mirada transmitimos nuestros estados emocionales y esto nos permite vivir ", dijo. En definitiva, el cerebro busca que están haciendo las otras personas, que nos están diciendo y que quieren.

A partir de esta introducción en el tema, Bueno ha preguntado para qué debe servir la educación. Una pregunta, que según dijo, hay que replantear, ya que "la respuesta puede ir cambiando porque la percepción del mundo cambia". Esta respuesta no la dice la pedagogía, las ciencias de la educación o la neurociencia, sino que "es un pacto social y a partir de ahí establecemos la práctica educativa", ha explicado. Una cosa es para qué sirve la educación y otra para los que creemos que sirve. Según Bueno, nos ayuda a desarrollarnos donde queremos llegar y "el cerebro se adapta a cualquier cosa, porque es el órgano más plástico del cuerpo". Esto implica aspectos profesionales y estar integrado en una sociedad.

Una vez ha definido la práctica educativa, Bueno ha aportado el punto de vista de la neurociencia sobre cómo se debe enseñar. "El maestro es el eje del aula, pero también aprende cosas" y por ello ha explicado que el cerebro es el órgano biológico formado por conexiones neurales. Cuanto más amplia es la red, mejor recordamos y con más eficiencia se puede utilizar. La plasticidad neural supone que "cuando más zonas conecta el cerebro, más impulsos implica o más sentido da al aprendizaje, entonces, las redes serán más amplias y el alumno recordará y aprenderá mejor". Hay actividades que ayudan a hacer conexiones neurales como la música, el deporte o las artes plásticas, pero también, las emociones, que "son clave en el aprendizaje e indispensables para sobrevivir", afirmó. Por lo tanto, cualquier aprendizaje que se hace con alguna emoción, el cerebro lo relaciona como importante.

En este punto, Bueno como científico, pero también como profesor, advirtió a los asistentes que "no podemos decir a nuestros alumnos: esto lo has hecho mal". Tenemos que cambiar la manera de aprender. Un elemento clave, según el invitado, es la sorpresa, que "es una activación extra del cerebro para estar atento a lo que está pasando y una herramienta indispensable para el educador". El truco para activar la atención y la motivación en los estudiantes es a través de la sorpresa. Otra forma que explicó Bueno es con "el aprendizaje cooperativo", estar con los demás activa el cerebro; aportar cosas y aprovechar lo que aportan los demás. Es decir, una estrategia que incluye el trabajo individual, pero que compartido después con los demás, queda mejor grabado en el cerebro.

Por último, Bueno, aclaró que todo se reduce a las aptitudes, el cómo motivar a los alumnos. "Estando motivados, queriendo aprender, siendo creativos, arriesgándose, haciéndolo mal y mejorando", dijo. Un hecho en el que intervienen las neuronas espejo, ya que se activa algo cuando veo hacerla a otra persona y aquí es donde "los maestros son el referente del alumno y por tanto, deben ser conscientes y afectar -los antes de que ellos les afecten ".

Tras finalizar su parlamento se ha abierto un turno de preguntas, donde ha habido mucha participación por parte del público y Bueno ha podido resolver dudas de los asistentes. Momento en el que aclaró el mito del uso del 10% del cerebro, lo que según el científico, "se van activando zonas del cerebro en función de lo que hacemos, pero finalmente, se utiliza todo".