Tecnología y proximidad, las claves de la docencia confinada
22.07.2020

El claustro de la Facultad de Comunicación y Relaciones Internacionales Blanquerna ha compartido sus historias de éxito durante el confinamiento, en una sesión dedicada a las buenas prácticas docentes en tiempos de pandemia.

La jornada contó con una muestra representativa del equipo docente de todos los grados que se imparten en la Facultad, más una conexión en directo con Santiago de Chile, para escuchar el periodista y profesor Patricio Contreras, editor del boletín «Sala de herramientas». Fue una jornada intensa donde se recogieron experiencias altamente inspiradoras para todo el claustro de profesores, así como herramientas y metodologías para encarar el curso académico 2020-2021 con garantías de calidad, en función de la evolución de la crisis sanitaria y de las indicaciones de la Administración.

Resultados académicos versus la emoción de enseñar 

Como profesor del departamento de Humanidades, el Dr. Carles Ruiz y el profesor Joan Maria Clavaguera del grado en Periodismo y Comunicación Corporativa, compartieron la experiencia vivida en marzo, cuando en cuestión de días tuvieron que cambiar la dinámica de las aulas por el confinamiento domiciliario. 

Ruiz compartió reflexiones audiovisuales de los estudiantes de Ética de la Comunicación II y mostró una emotiva pieza realizada por una estudiante donde quedaba claro que más allá de los resultados académicos, la asignatura se convirtió en un importante acompañamiento emocional.

Con una aproximación más práctica, el profesor Clavaguera explicó cómo sus estudiantes resolvieron, con éxito, el hacer un boletín radiofónico con las herramientas de que disponían desde casa. El aprovechamiento de las nuevas tecnologías y el hecho de imprimir un espíritu profesional a sus trabajos permitió a los estudiantes adaptarse a una situación bastante paradójica y superarla con creces.

Un campus virtual participativo

El Dr. Lluís Anyó, profesor del grado en Comunicación Audiovisual, dio ideas entorno a la optimización del uso de Scala, nuestro campus virtual, para aportar claridad en el desarrollo de la asignatura, y también explicó cómo plantear el examen final a partir de un modelo variable de preguntas. 

Por su parte, el Dr. Francesc Villalonga, desde su experiencia impartiendo la asignatura de Tendencias y Crítica del Cine Contemporáneo, explicó cómo consiguió, con la casuística del nuevo formato virtual, que sus estudiantes hicieran las presentaciones y exposiciones de trabajos en grupo, como si estuvieran en el aula. Para él, fomentar la participación y la interacción de los estudiantes fue prioritario.

Keep it simple ... and close!

La vicedecana de Empresa e Innovación, Dra. Giorgia Miotto, profesora del grado en Publicidad, Relaciones Públicas y Marketing, explicó cómo el proyecto final de la asignatura que impartía se convirtió en el hilo conductor del curso y puso énfasis en el seguimiento "casi" personalizado que implementó para superar el cuatrimestre de forma positiva. Miotto comenzó su intervención con un gesto de sinceridad: "Cuando empecé a hacer las clases online, la primera semana, me di cuenta de que no estaba funcionando". Por ello, dio la vuelta al principio KISS del diseño, aquel que dice"Keep It Simple, Stupid!", por Simple, but not stupid! Un cambio de estrategia con el análisis de estudios de caso reales vinculados a la actualidad fue su principal recurso para mantener viva la clase.

El Dr. Marco Polo puso sobre la mesa el reto de gestionar una asignatura de 80 estudiantes como si fuera un seminario: "Ellos no quieren una lección magistral, quieren un compañero de viaje que los acompañe. Quieren un maestro, no un profesor".  Por esta razón, el profesor se convirtió tutor y descubrió el fondo de la cuestión: lo que más valoraron sus estudiantes, no fue sólo la transmisión de conocimientos sino las horas de dedicación y el alto grado de proximidad, a pesar de la inmensa distancia social.

La cuadratura del círculo en vídeo 

Desde el grado en Global Communication Management, el Dr. Jaume Suau recordó que no hay que reinventar la rueda ante el reto de asumir modelos educativos online o híbridos: "No hay que ser excesivamente radicales a la hora de adaptar nuestros contenidos", dijo, para recordar, a continuación, que hay una larga tradición de enseñanza en línea antes del estallido del Covid-19. En su caso, el principio básico es ponerse en la piel del estudiante: como mínimo, seis horas non-stop delante de la pantalla. Para contrarrestar este efecto, Suau empleó metodologías asincrónicas ante las exigencias de la nueva situación: más lecturas, más debate. Así se ganó la complicidad de los alumnos de Introducción a la Ciencia Política.

La profesora Emmanuelle Diehl explicó su experiencia haciendo vídeos con la plataforma Zoom, para luego colgarlos en el campus virtual. Los estudiantes los recibían antes de la clase, se dividían en grupos y luego los trabajaban offline.

En el caso del grado en Relaciones Internacionales, el Dr. Javier Albarracín puso de manifiesto su experiencia en el aprendizaje participativo: en su caso, el éxito consistió en la capacidad de dar feedback, lo antes posible y convertir la clase en un think-tank internacional: "Estudiamos una serie de países y una serie de factores para determinar cómo sería el mundo en el año 2030".

Las tensiones del aprendizaje online

Para finalizar la sesión el periodista y profesor universitario chileno, Patricio Contreras, ofreció una conferencia titulada: "De la emergencia a la Adaptación: ideas para enfrentar la educación virtual universitaria", donde compartió las principales tensiones que ha detectado en este periodo de transformación del modelo de enseñanza: transparencia versus opacidad, asincronía versus sincronía, proporcionalidad versus desmesura y autonomía versus control. Un resumen en 12 pasos.

  1. Debemos reconocer que estamos aprendiendo.
  2. Debemos mostrarnos ante la cámara.
  3. No ocultemos nuestros problemas.
  4. Seamos conscientes de que las videollamadas nos agotan.
  5. Pensemos en los momentos y en la inmediatez.
  6. La educación también será móvil.
  7. Los cursos presenciales no se transplantan.
  8. Tu vídeo que tenga seis minutos. O menos.
  9. Evaluemos también el proceso.
  10. Invertimos la enseñanza y el aprendizaje.
  11. Flexibilidad ante todo.
  12. Planificamos para adaptarse.

Organizado por el Vicedecanato Académico, de Profesorado y Calidad, estas best practices han servido de complemento a los diferentes cursos impartidos por el profesor Jorge Coderch. El decano de la Facultad, Dr. Josep Maria Carbonell fue el encargado de abrir y cerrar la jornada, conducida por el vicedecano, Dr. Josep Lluís Micó.