Bruno Oro a los estudiantes del postgrado en humor: «Debéis buscar en qué sois mejores»
07.02.2019

El actor y cantante Bruno Oro ofreció una masterclass en el marco del postgrado en Guión y Realtzación de programas de humor para radio y televisión, que se imparte en nuestra Facultad con Minoria Absoluta.

25 años atrás, Oro hizo un casting muy particular, de hecho era el primer casting que organizaba la productora antes de convertirse en líder del entretenimiento televisivo en Catalunya.

Con Minoria Absoluta continuó un recorrido que ya había iniciado en el Instituto cuando, todavía muy joven —antes de internet— consiguió viralizar videos de imitaciones de los profesores más temidos de su curso. “Desde pequeño me obsesionaba observar e imitar a mis profesores, me agradaba caricaturizarlos”, confiesa Oro. Y lo cierto es que incluso sus ‘víctimas’ reían sus imitaciones, en privado, claro. Pronto sería todo un país quien aplaudiría sus parodias.

Estrella del Polònia

Durante 11 años, Oro ha imitado a personajes de la actualidad política en Polònia, el programa líder de audiencia de la televisión catalana. Allí, y antes en la radio, empezó parodiando a Ángel Acebes, en esa época ministro del PP, y luego imitó a José María Aznar, entonces presidente del gobierno español, y finalmente se consagró con su remedo del presidente de la Generalitat Artur Mas. Pero también le dieron fama otros muchos personajes, como su Cristiano Ronaldo en Crackòvia, programa de humor de TV3 sobre la actualidad futbolística.

Autodidacta disciplinado

A pesar de su poderosa vis cómica, en el momento de escoger carrera, Oro optó por las ciencias puras. Quería ser biólogo. Pero pronto su madre le abrió los ojos: “Hijo, ¿por qué no te apuntas al Instituto del Teatro?”

Allí experimentó en primera persona el arte de la academia, pero sobre todo se dedicó a averiguar en qué era realmente bueno. En esa época viajó a Londres y pudo comparar cómo se trabajaba la interpretación en ambas ciudades. El verdadero aprendizaje se hace sobre la marcha, dice. Luego llegó un papel de reparto, más bien secundario, en El Alcalde de Zalamea, de Calderón de la Barca, y en ese montaje se cruzó con la actriz Clara Segura, y conectaron desde el primer instante. Juntos se convirtieron en una máquina creativa, y llevaron a cabo un montón de guiones y de pequeñas producciones, entre las que destaca Vinagre, un programa de sketchs que emitió TV3 y que sigue acumulando audiencias en Youtube non-stop.

Es, pues, desde su experiencia vital que Bruno Oro recomendó a los estudiantes: “Debéis buscar en qué sois mejores, y una vez lo halléis, explotarlo al máximo”.

Este versátil intérprete, que también canta y escribe —acaba de publicar su primera novela, una ficción en clave de comedia romántica—, piensa que ahora mismo el humor está en un mal momento. Entre la corrección política y la judicialización del humor, y ante la inequívoca sensación de falta de libertad, Oro prefiere abstenerse de colgar videos en la red. “No soy un clown, soy un bufón”, distinguió para explicar su forma de entender el humor: una ventana perversa y satírica desde donde mirar el mundo.