Consejos de logopedas para tratar la disfagia desde casa
05.05.2020

Uno de los muchos inconvenientes de la epimedia por la COVID-19 es que ha interrumpido las visitas médicas. La profesora y logopeda Olga Viridiana explica en la siguiente noticia unos cuantos consejos para que todas las personas que sufren la disfagia puedan seguir su tratamiento desde casa.

La COVID-19 es una enfermedad que está afectando a todo el mundo y que nos ha llevado a quedarnos en casa evitando tener contacto con el exterior. Este confinamiento nos lleva a no poder hacer nuestras actividades cotidianas como es ir al trabajo, ir a visitar a nuestros familiares y amigos y, también, ha interrumpido nuestras visitas médicas, visitas de rehabilitación o visitas de seguimiento por algún proceso o enfermedad que padecemos.

Tenemos que pensar que toda la población está afectada pero hay una población más vulnerable que son las personas mayores. Hay un alto porcentaje (30-40%) de personas mayor de sesenta y cinco años que, sea por el deterioro fisiológico o por una enfermedad, sufren de disfagia orofaríngea. Sabemos que la disfagia orofaríngea, son trastornos en la deglución que, si no se cumplen las recomendaciones adecuadas, origina un alto riesgo de desnutrición o infecciones respiratorias. En estos momentos que estamos viviendo, es muy importante no dejar de lado todas las pautas que el logopeda ha enseñado y dado a los pacientes con disfagia; hay que seguir las recomendaciones de la adaptación de la textura de los alimentos, la adaptación de la viscosidad de los líquidos y las maniobras o posturas enseñadas para evitar cualquier complicación. Las complicaciones de la disfagia son la desnutrición e infecciones respiratorias. La desnutrición originaría debilidad y una desvelada al sistema inmunológico y las infecciones respiratorias terminarían en una neumonía por aspiración que, muy probablemente, haría que el paciente tuviera que ir al Hospital.

Como recomendación general, los logopedas pedimos que toda persona que tenga disfagia o cuide de una persona que la padece, vigile mucho seguir las pautas. Hay que pensar que una infección respiratoria por aspiración origina fiebre y dificultad respiratoria igual que la COVID-19. Por lo tanto dado el caso de presentarse cualquier signo, siempre hay que llamar al médico que decidirá y orientará el mejor para el paciente. Debemos velar por estas personas siguiendo las recomendaciones dadas por su logopeda.

En caso de observar cualquier signo diferente, cualquier complicación al tragar o si hay alguna duda respecto de si una persona con disfagia puede o no puede comer algo, hay que ponerse en contacto con el logopeda que le sigue.

Como recordatorio general, cuando el logopeda ha recomendado utilizar alimentos triturados, esto quiere decir que, todo lo que la persona afectada coma, hay que pasarlo por la batidora para hacer un puré que no sea demasiado claro ni demasiado espeso. Si las recomendaciones han sido alimentos fáciles de masticar, es importante que todo lo que coma la persona con disfagia sea fácil de aplastar con un tenedor; si no se puede aplastar con el tenedor, es mejor no comerlo y, si la recomendación ha sido dieta entera sin líquidos, entonces se debe evitar todo alimento que en pincharlo con el tenedor o los dientes salga líquido o zumo.

En cuanto a la viscosidad del líquido, es necesario espesar todos los líquidos (agua, té, café, leche, caldo...) en la viscosidad que el logopeda haya recomendado: néctar, miel o pudín. Hay que mirar las instrucciones de uso del espesante que tenga en casa y añadir a todos los líquidos la cantidad de espesante necesaria para llegar a la viscosidad indicada por el logopeda.

En caso de quedarse sin espesante, llame al teléfono donde normalmente le dispensan el espesante para que se lo envíen a casa. Evite ir al hospital a buscarlo por riesgo de contagio.

Olga Viridiana Arreola, profesora del grado en Logopedia de la Facultad de Psicología, Ciencias de la Educación y del Deporte Blanquerna-URL