Marta Jordana: "La voz es una de las cartas de presentación más importantes que hay"
04.11.2019

Entrevista a Marta Jordana, profesora del grado en Logopedia y especialista en el tratamiento de los trastornos de la voz.

Marta Jordana es profesora del grado en Logopedia, tiene una larga trayectoria en el tratamiento de los trastornos de la voz tanto en adultos como niños. Ha trabajado dieciséis años a Consulta Voz y actualmente es miembro de la Unidad de Foniatría y Logopedia del Hospital Universitario Vall d'Hebron, donde principalmente se dedica a los trastornos del lenguaje y la deglución en adultos. Desde hace diecisiete años también es profesora en la FPCEE Blanquerna-URL.

Explica que los inicios de la logopedia en España giraban muy entorno de la audición y los trastornos del lenguaje en niños. La formación en logopedia iba relacionada con la psicología, la lingüística y la neuropsicología. Es por ello que esta disciplina siempre ha estado muy presente en el entorno educativo, aunque en la actualidad se están poniendo al día respecto al resto de Europa, y el Norte y Sur de América, donde el prestigio y la presencia del logopeda en el ámbito clínico es más importante.

¿Por qué es importante la voz?
La voz es una de las cartas de presentación más importantes que hay porque tiene poco o ningún filtro. Cuando hablas con alguien puedes elegir qué quieres decir, pero difícilmente puedes elegir cómo quieres que suene. No puedes mentir nunca sobre tu estado de ánimo cuando llamas a alguien. Puedes decir -estoy bien-, pero la otra persona puede reconocer que no lo estás gracias a estos elementos que no están asociados al significado de las palabras sino a como tu voz lo transmite.

No somos conscientes, ¿verdad?
En somos muy poco conscientes. Los que nos dedicamos a rehabilitar los pacientes con trastornos de la voz, muchas veces detectamos más cosas de las que el paciente nos está contando. El paciente puede estar dando una explicación de lo que le pasa, pero nosotros vemos y notamos que su cuerpo o su voz no está diciendo lo mismo.

¿Qué se puede llegar a detectar?
Podemos llegar a detectar el miedo, la tristeza o la rabia, entre otros. Las emociones generan unos patrones corporales y vocales determinados que dan por resultado una voz concreta. La voz que sale cuando acumulas rabia y pulsas los dientes durante todo el día, suena diferente de la voz que tienes cuando estás con tensión en todo el cuerpo por un estado de alerta constante como el miedo.
La contención de las emociones muchas veces nos puede llevar a que alguien te diga -no, es que no puedo llamarlo; pero la verdad es que sí, que todos podemos llamar a no ser que tengamos alguna lesión que nos lo imposibilite. Hay gente que ha estado tanto tiempo sin permitirse (o no le han permitido) decir lo que pensaba, que llega a no poder proyectar la voz.

Y eso no es bueno.
No! Se debe poder sacarlo todo, tanto lo bueno como lo malo. Todo lo que no nos permitimos decir nos bloquea. Y los bloqueos siempre tendrán malas consecuencias desde un punto de vista vocal.

¿Por qué enferma la voz? ¿Y por qué es grave?
Enferma por muchas causas. La voz puede tener disfonías funcionales, que son por un mal uso vocal, ya menudo pueden ir asociadas a profesiones en las que la voz es la herramienta principal. En estos casos hay muchos factores que intervienen como el abuso bucal, los malos hábitos de higiene vocal, o factores de estrés, posturales o conductuales; hay muchos y muy variados. Y pueden evolucionar a lesiones orgánicas, tributarias de tratamiento logopédico, farmacológico o quirúrgico. También hay disfonías la causa principal de las cuales son lesiones de base congénita. Estas lesiones pueden provocar patrones compensatorios disfuncionales; en estos casos la logopedia se ocupará de corregir estas malas compensaciones.
La gravedad de los trastornos de la voz siempre ligada al handicap vocal que pueda representar. Una misma lesión de cuerdas vocales o una disfonía no afectará de la misma manera dos personas diferentes, sino que dependerá, en gran medida, de cómo esta altere el día a día de los pacientes. Los logopedas tendremos que rectificar los malos hábitos o enseñar estrategias compensatorias correctas, y eso no siempre significa que la lesión remita.

Una cosa es por qué enferma la voz, y la otra es el problema que puede generar tener problemas de voz.
En los casos de mayor gravedad puede llegar a generar una minusvalía. Hay muchas profesiones en que la voz es la herramienta principal. No poder ejercer con normalidad tu tarea profesional puede crear mucha frustración, estrés y poca comprensión del entorno, lo que todavía n'agreujarà la problemática.

Decíamos antes que la voz es la carta de presentación. Cuando la voz, tu carta de presentación, no es la que quieres, ¿te puede llegar a condicionar psicológicamente y emocionalmente?
Nos vamos construyendo la voz desde los primeros balbuceos y contiene todo nuestro bagaje experimental y emocional. Por eso es nuestra carta de presentación.
Si nos pasa algo que modifica el timbre de nuestra voz, hasta el punto que no nos sentimos identificados, nos generará problemas. El trabajo de los logopedas será recuperar la normalidad de la voz. Pero también podemos hacer una lectura inversa: si trabajamos una voz alterada por circunstancias psicológicas concretas, podemos ayudar al desbloqueo mental a partir del desbloqueo vocal.

¿Qué puede provocar quedarse sin voz? ¿Qué implica esto para una persona?
Creo que es una de esas situaciones que se hace difícil de imaginar hasta que no te encuentras. Los pacientes que sufren afonías totales -ya sea por cáncer o por parálisis de las cuerdas vocales- te explican sentimientos de mucha impotencia. Al inicio, los interlocutores de estos pacientes pueden tener paciencia, pero con el paso del tiempo la impaciencia gana porque la comunicación es inmediata. Por ejemplo, en un encuentro familiar o de amigos se les hace difícil hacerse oír, y sin quererlo dejan de participar. Esto les desanima, no son conscientes pero se aislante y dejan de comunicarse. Una de las consecuencias de todo esto es que su propio pensamiento también decrece.

¿El pensamiento también decrece?
Bueno, sabemos que lenguaje y pensamiento van juntos. Queda el lenguaje interno, pero se pierden conversaciones, discusiones y reflexiones en voz alta.

¿Por qué cuando nos sentimos a nosotros mismos en una grabación pensamos -Uf, qué horror, yo soy ésta-?
Porque la voz es muy diferente de cómo nos la sentimos nosotros mismos. Es un fenómeno puramente acústico. El feedback de nuestra voz nos llega por tres vías: la aérea, la ósea y la tendomuscular. Cuando nosotros hablamos, percibimos la voz a través del oído externo y siempre desde la misma distancia: la boca y la oreja no se mueven de su sitio. Pero también percibimos nuestra propia voz por el interior del cuerpo y las sensaciones vibrátiles. Pero quien nos escucha no recibe esta última parte. Así pues, cuando nos registramos y luego nos escuchamos, sólo en captamos la parte aérea, que es la forma en que nos sienten los demás. Esta voz no nos la identificamos como propia y por eso no nos gusta ... Volvemos al tema de la voz como carta de presentación.

¿Cuáles son los problemas más graves o frecuentes que actualmente tratáis los logopedas?
La logopedia abarca un abanico enorme de trastornos. Es difícil determinar cuáles son más graves que otras. Estamos hablando de cosas que no tienen nada que ver entre ellas: desde trastornos en el desarrollo de los niños, pasando por trastornos de la comunicación, del lenguaje oral y / o escrito, de la audición, de la afluencia (la tartamudez) , hasta trastornos que tienen que ver con la articulación, la voz o la deglución. Las causas de los trastornos tributarios de tratamiento logopédico son múltiples. En el ámbito clínico rehabilitamos pacientes que han sufrido accidentes cerebrales causados por ictus, traumas, cánceres, etc.

Recientemente se ha incorporado en un equipo del Hospital Clínico en el marco de un programa de cambios de laringe para la feminización de la voz. ¿De qué se trata?
Hace años que la Unidad de Identidad de Género del Hospital Clínico ofrece un tratamiento multidisciplinar e integrado de transexualidad. El colectivo de transexuales femeninos, es decir, hombres biológicos, anatómicamente hablando, pero que consideran que su género es femenino, hasta ahora podían someterse a una cirugía de reasignación sexual. Hace unos años se aprobó la cirugía de feminización de la voz y es ahora que, gracias a la incorporación de esta intervención en la cartera de servicios de la sanidad pública, se ha incorporado la figura del logopeda a la unidad. Esta cirugía empequeñece la laringe y ayuda que el tono de la voz sea un poco más agudo. Pero la voz no se identifica como masculina o femenina sólo por el tono agudo o grave de la voz. De hecho, hay mujeres que hablan muy grave y hombres que hablan muy agudo y no por ello los confundimos de género. El logopeda trabajará todos los otros elementos como la resonancia, la melodía del habla y, incluso, los gestos corporales.

Usted trabaja en la preparación de la intervención y en el postoperatorio.
La rehabilitación preoperatoria va muy enfocada a intentar disminuir al máximo las tensiones excesivas que las pacientes han ido generando con los años. El gesto quirúrgico siempre será mejor si la laringe está relajada y deja ver más claramente las cuerdas vocales al cirujano. La laringe es muy pequeña y manejar las herramientas quirúrgicas no es nada sencillo si las estructuras alrededor de las cuerdas ocupan el espacio de trabajo.
Piensa que estas pacientes hace mucho tiempo que quieren que su voz sea más femenina, por tanto, han creado mecanismos que van en contra de la fisiología del aparato: unas cuerdas vocales de hombre difícilmente pueden emitir tonos agudos. Las cuerdas vocales, para poder vibrar rápidamente y emitir sonidos agudos deben ser pequeñas y delgadas. También será necesario trabajar los aspectos que he comentado antes, como la resonancia y la prosodia, y acompañar las pacientes en todo el proceso, resolviendo dudas y dando confianza. En el tratamiento postoperatorio habrá que trabajar para que la cicatrización de las lesiones "provocadas" sea óptima y no genere disfonía. El protocolo de rehabilitación será similar al de cualquier otra cirugía de cuerdas vocales, y progresivamente se irán recuperando los ejercicios de feminización de la voz.

También ha trabajado con cantantes. ¿Hay más conciencia ahora de la importancia de ponerse en manos de profesionales?
Históricamente, los cantantes clásicos han cuidado más la voz, pero en la actualidad esto ya no pasa. Los profesionales de canto moderno han tomado conciencia, ahora ya sí que se forman, y cuando sufren problemas vocales acuden a los profesionales.

Dice que la profesión de logopeda es vocacional y que puede llegar a ser aburrida si se hace sin pasión. ¿Cómo lo transmiten a los estudiantes?
Hemos hablado de un montón de patologías y dentro de cada patología, en función del origen y la edad, el comportamiento comunicativo no es lo mismo. El logopeda debe conocer la normalidad: cómo funciona el cerebro, la laringe, la oreja, etc. y cuando algo se estropea, entender qué ha pasado y saber de qué manera lo podemos compensar. Durante todo el proceso terapéutico debes estar deduciendo y revisando qué está pasando ... Esto es una pasada y no lo encontrarás en ningún manual! Si te dedicas a aplicar lo que dicen los manuales como si fueran recetas, debes aburrir a la fuerza.
En la Facultad somos un equipo de profesionales la mayoría de los que estamos en activo y en contacto con los pacientes, esto nos hace más fácil despertar y encender la pasión por la profesión a nuestros estudiantes. También los ayudamos a hacer todo este análisis y deducciones de las que hablaba antes de manera que puedan tener criterio científico en la práctica clínica y educativa.